RSS

Escribiendo algo de lo que pienso

05 Abr

Bueno antes que nada quiero disculparme, no se que me pasó pero esta vez me pasé. Escribí demasiado, espero que alguien por lo menos se anime a dedicarle unos minutos a mis pensamientos. Que les sea leve.

Hace unas semanas, compré una serie de libros “pequeños”, entre los cuales figura Tecnologías en Negocios Value Express (Optimizando los resultados de sus inversiones realizadas) de Susana Silberberg.

“Susana Silberger tiene más de veinte años dedicados al Diseño e Implementación de Tecnologías de Informaciión (TI) para procesos de Manufactura, Consumo Masivo y Servicios. Susana presenta su metodología Value Express, diseñada para extraer el valor del uso de las TI en beneficio de la mejora continua de los procesos de negocio, aprovechando las inversiones ya realizadas y al menor costo posible.

Una lectura clara y amena destinada a empresarios y responsables de procesos y sistemas de información y a quienes creen que las empresas cambiarán su actual estructura organizacional hacia un modelo de trabajo en red basado en conceptos de marketing y liderazgo social, más que comercial y corportativo.”

Cuando digo pequeño libro me refiero a que tiene unas 109 páginas, lo cual no coincide con su contenido, el cual es muy puntual, preciso, actual y contundente.

Si me tengo que preguntar porque lo compré la verdad ni yo puedo responderme, leí en la contratapa más o menos de lo que trataba, y en la cabeza una frase que cada vez sonaba más fuerte, “si no lees por lo menos 4 libros en el año, no aprendiste nada”; es a grandes rasgos el resumen de una anécdota que leí en internet. Pasaron unos años desde que leí por última vez un libro, y la verdad me sentía descontenta conmigo misma por no seguir leyendo. Entonces aproveché ese viaje corto que hice, entré a la librería y con todo el tiempo del mundo revolví hasta encontrar estos libros y a partir de ahí, cuando volvía en el colectivo venía pensando que es una meta más que satisfactoria comprar por lo menos un libro en cada viaje que haga. Sin dudas el fin de semana que pasé cambió mi forma de pensar, analizar y ver las cosas pero la satisfacción que sentí y aún siento por haber comprado esos libros, no se comparan con nada.

El libro de Susana fue el primero que leí, luego comencé con otro, pero por una serie de actividades con las que empecé ahora, lo dejé de lado. Si, cierto no hay excusa para dejar de lado la lectura. Y una vez revisando unos de mis correos me encontré con un newsletter de una librería local, vi que tenía página web, me pegué una visita para ver que había, miré la dirección y al día siguiente me propuse ir a ver que encontraba. Al llegar veo una mesa pequeña en la entrada con una pila de libros que decían “En oferta”, me puse a revisar primero rápidamente para ver que había, entre ellos me encontré con uno de los grandes clásicos “20.000 leguas de viaje submarino” de Verne, libros de matemáticas para colegios, varios libros de economía y finanzas, algunos de PNL y en una de esas me encuentro con uno con el siguiente título “Metamanagement” (La nueva con-ciencia de los negocios) – Cómo hacer de su vida profesional una obra de arte – Tomo 1 Principios cuyo autor es Fredy Kofman, lo saqué y lo miré, primero me centré en el título, cuando ví la palabra Metamanagement pensé “Otro más de los tantos libros sobre management”, pero menos mal que fui curiosa y fuí más allá de eso, lo saqué y me puse a ver de que se trataba.

“Metamanagement, palabra compuesta con el prefijo griego meta – (equivalente al latín, trans), ‘más allá’: más adelantado, más profundo, más inclusivo, en un estado de desarrollo más avanzado; situado más allá, trascendente; que ha sufrido una metamorfosis o transformación; y el sustantivo inglés management, derivado del verto to manage, a su vez derivado del latín manus, ‘mano’: acto, manera o práctica de la gerencia; administración, dirección, guía, control, supervisión, liderazgo; acción de llevar a cabo, conseguir, triunfar, poder, arreglar, organizar, especialmente en situaciones difíciles.

Metamanagement es un neologismo que pretende describir una nueva disciplina para el desarrollo de la conciencia y el mejoramiento de las interacciones humanas en las organizaciones. Metamanagement representa el deseo de ir más allá de la gestión tradicional. Más allá ‘río arriba’ (upstream) ocupándose de aquello que está en los orígenes o en la raíz del management. Más allá ‘río abajo’ (downstream) ocupándose de aquello que está en los objetivos o la finalidad del management. Más allá ‘río adentro’ (instream) buceando en las profundidades filosóficas que subyacen a las técnicas de la superficie. Todas las direcciones sin embargo, llevan al mismo destino: el ser humano como integración de cuerpo, corazón, mente y espíritu, y la organización como el espacio de sentido en el que los seres humanos pueden desarrollarse integralmente.”

Luego de leer esto me puse a ver los famosos comentarios de los libros, pero en este caso me llamó mucho la atención eso, porque? Por que nunca leí un libro con tantos comentarios como este, seguramente otros libros tendrán pero esta es la primera vez que me encuentro con algo así y el primer comentario es de Peter Senge.

“FREDY KOFMAN ES UN EXTRAORDINARIO MAESTRO y sintetizador. Sus ideas combinan profundidad filosófica con aplicabilidad práctica. Sus seminarios han ayudado a miles de managers a desarrollar capacidades para la efectividad y la integridad colectivas. Celebro la publicación de Metamanagement, ya que hace accesibles sus enseñanzas a una audiencia mucho mayor.
Metamanagement es una obra fundamental para nuestros tiempos. Pocas ideas de la era industrial han sido más destructivas que la fragmentación entre la vida ética y el éxito económico. Se nos está acabando el tiempo para corregir esta fractura. Creo que Fredy Kofman ofrece un conjunto de herramientas únicas para integrar formas de vida honorables con organizaciones innovadoras.”

De este comentario de Senge recalco a continuación algo que me resultó atractivo:

“… Sus ideas combinan profundidad filosófica con aplicabilidad práctica. Sus seminarios han ayudado a miles de managers a desarrollar capacidades para la efectividad y la integridad colectivas.”

Pero también pensé, no será una estrategia de ventas poner el comentario de Senge como primero? Mientras manipulaba el libro tratando de buscar una respuesta a mi inquietud, leí un poco de pasada los otros comentarios, pero terminé volviendo al de Senge y lo volví a leer nuevamente y me resultó más que atractiva la idea de llevar a la práctica las ideas filosóficas.

Cuando me decidí por comprarlo, me di cuenta que decía tomo 1, entonces dije, bueno vamos a buscar los siguientes tomos, ver cuantos son y sobre todo si me alcanza la plata. Debo confesar que esa vez salí con poco dinero encima y personalmente detesto las tarjetas de crédito asi que no las uso. Una de las Sras. me dijo que son 3 tomos, entonces nos pusimos a la búsqueda de los 2 restantes, pero para mi desgracia encontré el 2, y sin pensar le dije que me los llevaba, ahora me queda conseguir el 3.

Luego de mi compra me senté a tomar un café en la librería mientas pensaba en mi reciente compra, la verdad que estaba demasiado inquieta, no veía la hora de llegar a casa y ponerme a leer, asi que lo saqué de la bolsa y me puse a leer los comentarios restantes y me di cuenta que si no me equivoco es un complemento de lujo para el libro de Susana que leí anteriormente. Es tanto la información, recetas, consejos que adquirí en mi lectura previa y la que adquiero en la actual que es inmanejable las ganas de ponerlas en marcha. Desde el vamos que se que no va a ser nada fácil llevarlas a cabo en esta zona en donde vivo (NEA de la Argentina) pero sin dudas el que se anime a implementarlas no se va a arrepentir.

Lo vivido en mi viaje a Córdoba, que fue por un evento que se llevó a cabo el Startup Weekend Córdoba tuve la oportunidad de formar parte de un equipo de unas casi 9 o 10 personas, donde nuestro CEO era un chico joven de unos 27 años aproximadamente, que vive en Los Ángeles (EEUU).

La primer ventaja fue que gracias a él tuve que verme forzada a revivir mi inglés, ahí entendí la famosa frase “… cuando las papas queman …”. Hablamos durante casi 2 días a puro inglés y pude ver al equipo en donde me encontraba desde dos punto de vista, uno como integrante y otro como espectadora.

Como integrante, les guste o no a muchos, el inglés es hora de que se lo vea visto prácticamente como lengua primaria, es fundamental, porque como me dijo un compañero; “Los negocios se cierran en inglés” y es totalmente cierto, lo viví, porque otras personas de otros grupos se acercaban a nuestro CEO y le entregaban tarjetas personales a más no poder, se le acercaban como abejas a la miel. Se desesperaban por hablar con él, intercambiar tarjetas, todo lo que sea un posible cierre o inicio de negocios.

También ayudé a mis compañeros que se encargaban del desarrollo o a la programación y me metía un poco con los que hacían la parte del business en sí, los breves análisis de mercado, algunas estadísticas, dar forma a la información que se debía colocar en las filminas de la presentación.

Ahora como espectadora, vi que no se si nuestro CEO era así porque eramos dentro de todo gente desconocida que nos juntamos esos 2 días y medio a trabajar en un proyecto contra reloj o qué pero, debo destacar que siempre lo ví de buen humor, era una persona muy tranquila y paciente, que cada tanto desaparecía del aula donde nos encontrábamos. En un momento me pregunté que hace que se desaparece cada tanto, hice como que me fui a buscar café, y lo ví en el salón donde nos soliamos juntar todos los del evento para hacer networking, el estaba ahí haciendo precisamente eso, networking.

Cuando fue la hora del almuerzo y los chicos de desarrollo no bajaban a comer ni a hacer networking, él se iba y traía comida y bebida. Eso si, no les decía que paren un poco, solo dejaba la comida y la bebida en la mesa y se sentaba a hacer sus cosas. Por ahí cada tanto se levantaba a ver como iba el trabajo y cuando él preguntaba algo, los chicos en vez de contestarle le respondían con hechos, le mostraban como funcionaba y luego recién ahí le contaban que es lo que hicieron para que funcione de esa manera, y él los felicitaba, les daba unas palmadas en la espalda, siempre con tono alegre y alentando el trabajo de los chicos. Eso me dejó pensando, que aunque haya sido así solamente por esos días por lo menos existe un pequeño? porcentaje de “jefes” que reconocen el trabajo y el esfuerzo de sus empleados, y eso genera un ambiente y clima de trabajo libre de tensión y mal humor. Los chicos trabajaban super cómodos, se hablaban entre ellos para ver como iban sus respectivos trabajo. Pero lo que vi es algo que se sigue manteniendo en cualquier tipo de organización, y fue la falta de comunicación entre el equipo de los desarrolladores y el de los que se encargaban de business, la comunicación entre ambos fue prácticamente nula y no es porque existiera algún tipo de roce, al contrario se llevaban bien pero aún no logro entender como es que hasta en un proyecto así “express” exista esa tremenda falencia. Se que estuve muy mal y se me pasó hablarlo eso con los chicos de desarrollo, los de business y sobre todo con el CEO pero es algo que hasta ahora me tiene pensando. NO PUEDE SER QUE NO EXISTA LA COMUNICACIÓN, cuando todos estabamos trabajando para el mismo proyecto!

A pesar de la inexistente comunicación, yo trataba de hacer mi parte y colaboraba con ambos sectores y para estar al tanto de lo que pasaba, de como se iba avanzando y ayudar en lo que hiciera falta.

Al finalizar el evento, se presentan los proyectos que se llevaron a cabo, y luego los jueces se retiran por unos minutos para hacer la votación. Nuestro equipo salió tercero y con la satisfacción de que ese proyecto en una semana más de esfuerzo ya se iba a ver implementado.

Cuando se dió por terminado el evento, el grupo de desarrolladores que eran 3, el CEO y yo fuimos a cenar a una especie de resto-pub al aire libre, muy bien ambientado, buena música y el CEO se pagó la cena completa, nos sacamos fotos, hablamos toda la noche, quedamos en tratar de hacer algún proyecto en conjunto y por mi parte tratar de realizar algún evento donde lo pueda tener de invitado. La verdad que es un chico más que agradable.

Ahora se preguntarán qué tienen que ver los libros que compré con esta experiencia. Y yo digo que si, que tiene mucho que ver. Por qué? Porque tanto Susana como Fredy me dan herramientas, pautas y consejos a seguir de cómo yo ya sea jefe o CEO o como prefieran llamarlo puedo aprovechar al máximo y explotar (en el buen sentido) a mis empleados, como hacer para que cuando trabajen lo hagan de buen humor, se sientan a gusto, sientan que sobre todo pueden hacer una sugerencia y/o propuesta y que VAN A SER ESCUCHADOS y TENIDAS EN CUENTA. Fredy por ejemplo en su libro muestra que es posible mantener satisfechos a nuestra gente, con ejemplos cotidianos que pasamos por alto por estar tan compenetrados en nuestras actividades que no nos damos cuenta.

Lo que yo quiero y pretendo es poder llevar a cabo y demostrar que lo que dice Susana y Fredy, es posible:

Qué los jefes se bajen de su pedestal donde ellos se colocaron y reconozcan que también pueden equivocarse, y que asumir su error no los va a hacer el peor jefe o perder el respeto de su gente. Al contrario se va a dar cuenta de que es tan humano como sus pares, y que su grandeza es directamente proporcional a su humildad
Que a pesar de ser jefe, puedo aprender de la gente que trabaja conmigo
Que como jefe puedo permitirme ser visionario e implementar mejoras que van a influir positivamente en el ámbito laboral
Que NO tiene nada de malo RECONOCER el buen trabajo y desempeño de mi gente. Creo que muchas veces ignoran que trabajan con personas, que tienen sentimientos, que tienen una vida afuera del trabajo. Que muchas veces como jefe se desconoce, y por ejemplo, que pasa si un dia uno de los integrantes del equipo tuvo un mal día en la casa por un motivo familiar x, y en el trabajo se ve bloqueado y en vez de ayudarlo se le hace un “llamado de atención”, lo que va a sentir es que nisiquiera en su entorno de trabajo tiene o va a encontrar contención. Pero si en vez de llamarle la atención lo felicitamos porque a pesar de todo ese trasfondo que tiene hizo su trabajo y lo hizo bien no cuesta nada felicitarlo, reconocer su esfuerzo. Tal vez esas pocas palabras de aliento lo ayuden a terminar bien el día o que tome fuerzas y se proponga terminar bien el día.

Obviamente que cuando uno de nuestros pares no responde de la forma en que se esperaba, también hay que hacérselo saber. Pero creo que antes de anticiparnos a los hechos es necesario hacer una pausa y plantearnos si no responde porque no sabe o no puede o porque está trabajando en algo que no es su área de trabajo. Por ejemplo, contrato a alguien para que trabaje de help desk pero por x motivo termina haciendo algo que no es lo suyo como programador back end. El tiene la culpa de no cumplir con su tarea u objetivo?

Si lo contraté para help desk y veo que no está haciendo lo que debe, o que las quejas y/o reclamos cada vez son mayores y las respuestas son menores, insisto, hay que seguir analizando y hacer un examen de conciencia y un análisis introspectivo para ver si realmente es la gente la que está “fallando” o es la forma nuestra como organización, empresa o pyme que tenemos de trabajar. Quiero decir que ya es hora de que se terminen los “jefes” tayloristas, ok ese tipo de “administración” te sirvió y te sirve, es decir da de comer, paga las cuentas y todo, pero hasta cuando se puede seguir así? Y después escucho a “jefes” que dicen que los empleados se les va, que no se ponen la camiseta, que aprenden lo que necesitan para luego largase solos o lo que sea. Pero me pregunto yo, alguna vez ellos se plantearon de porque les pasa lo que les pasa? Pensaron en que pueden hacer para que eso no les siga pasando? Hacen algo al respecto para parar eso?

Lo que se necesita con urgencia es abrir la mente, y reconocer y VER que delante nuestro tenemos a una persona, que piensa y siente. Pero hasta que eso no pase, hasta que no seamos capaces de reconocer al otro como persona no nos vamos a poder ver ni reconocer a nosotros mismos y vamos a seguir estancados en esto que somos, sin permitirnos evolucionar y crecer.

Sin dudas me faltan muchos otros aspectos y puntos por tocar, pero esto es lo que me salió.

Hasta la próxima

 
Deja un comentario

Publicado por en 05/04/2012 en Generales, Ocio

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: